El Edificio > El patio de comedias
volver  imprimir El patio de comedias

Corral de comedias

En el exterior del Palacio del Caballero se encuentra el "Corral de Comedias". Un espacio destinado a representaciones teatrales con una ambientación que nos traslada a los antiguos "corrales de comedias", en los que se representaban las piezas dramáticas del siglo áureo.

Un espacio en el que se rememora esa época dorada, y en el que los espectadores se sentirán partícipes de la escena.

En España, un corral o patio de comedias es un teatro permanente instalado en el patio interior de una manzana de casas. Estos lugares de escena aparecieron a finales del siglo XVI y acompañaron el vuelo prodigioso del teatro del Siglo de Oro.

Durante este período, el teatro cobró una importancia extraordinaria en España, con autores mayores como Lope de Vega, Cervantes y Pedro Calderón de la Barca. Nuevos modos de representación escénica aparecieron. Todas las obras teatrales profanas eran llamadas "comedias", aunque cubren tres géneros: la tragedia, el drama, y la comedia propiamente dicha.

Los "corrales de comedias", primeros teatros españoles

Antes de finales del siglo XVI, no había edificios dedicados al teatro en España. Las primeras representaciones de comedias se daban en el patio de casas o posadas. Un escenario improvisado estaba dispuesto en el fondo del patio. Los tres lados restantes servían de galerías para el público más pudiente. Los otros espectadores veían el espectáculo de pie, en el patio abierto al cielo.

Esta estructura se conservó en los teatros permanentes construidos a partir de los finales del siglo XVI, llamados corrales de comedias. Ellos utilizaban el espacio cerrado, rectangular y descubierto del patio central de un manzana de casas.

- El escenario estuvo instalado a una extremidad del patio, contra la pared de la casa del fondo.
- Frente al escenario había el patio descubierto: en su parte posterior los hombres del pueblo, también llamados mosqueteros, asistían de pie al espectáculo.
- Los balcones y las ventanas de las casas contiguas formaban los aposentos reservados para las personas nobles, fueran hombres o mujeres.
- Las mujeres de clase más baja debían sentarse en la cazuela, un palco frente al escenario.

El escenario y las galerías estaban protegidas por un tejadillo voladizo. Un toldo de tela permitía techar el corral para resguardar del sol el público del patio.

El número de corrales de comedias aumentó rápidamente después de 1600, respondiendo al entusiasmo del público para esta nueva forma de espectáculo.

Olmedo.es Ayuntamiento de Olmedo Agenda de Actividades Espacio Joven Villa de Olmedo Palacio del Caballero Pasion Mudejar Olmedo Clasico OLMEDO CONECTA