• Olmedo Clásico 2020
  • Olmedo Clásico 2020/2
  • El vuelo de clavileño
  • Dos tablas y una pasión

El Festival

No queríamos perdernos la cita. Durante estos meses hemos estado muy pendientes de que se abriera el mínimo resquicio de esperanza para salvar el Festival. Debíamos expresar con hechos nuestro deseo de que el teatro levantara la cabeza cuanto antes. Y cuando hubo que tomar la decisión, fuimos muy conscientes de que la posibilidad de su celebración pasaba por retrasarlo y reducirlo; sin que, desde luego, esto afectara a la calidad y variedad que siempre se ha buscado. En esta ocasión, ha sido un empeño muy especial ofrecer un entorno seguro para el público, las compañías y los equipos técnicos. No ahorraremos esfuerzos en seguir escrupulosamente toda la normativa prescrita por las autoridades sanitarias.

El lema elegido para esta edición especial es “Clásicos, al aire, libres”. Es un juego de palabras con el que se pretende decir que es el momento de sacar ya a los clásicos de su confinamiento y que sean libres, y nos hagan libres; pero también que el Festival cuenta a su favor con que ese reencuentro puede producirse al aire libre, y no es metáfora ya sino constatación de una circunstancia favorable para disfrutarlos con salud.

Y en complicidad con el lema está la imagen de la cigüeña en los carteles. Es la cigüeña de Olmedo, la cigüeña de la Corrala del Caballero (que algunos preclaros miembros de la escena llaman precisamente El Patio de las Cigüeñas): es la cigüeña que más sabe de clásicos tras catorce años presidiendo desde lo alto de la almena el centenar y medio de espectáculos vividos. Y no solo en Olmedo, sino en cualquier tiempo y lugar, la cigüeña es símbolo de buen augurio, que en el momento que vivimos deseamos fervientemente que haga valer. También lo es de algo que tampoco está de más considerar después de la experiencia reciente: la piedad de los hijos para con los padres, evocada en sus Rimas por Lope de Vega, nuestro patrono principal: “Ya la piadosa cigüeña / sus viejos padres acoge”. A ella nos acogemos para este regreso a las experiencias compartidas que hacen que seamos más felices y mejores.